«Flexiworking» o trabajo flexible es una nueva metodología de trabajo, basada en la flexibilidad y conciliación entre la vida laboral y personal. Esta tendencia nace de la necesidad de adaptarnos a nuevas circunstancias y sistemas de trabajo en los últimos tiempos.

Según un estudio, para el 66% de los trabajadores españoles la flexibilidad es el segundo factor que más valoran.

¿Cómo fomentar el Flexiworking? Existen diferentes soluciones, ahí van algunas de ellas, ¡toma nota!:

Flexibilidad horaria

Elegir tu horario de entrada y de salida o el tipo de jornada (continua, partida…) permiten una mayor adaptabilidad al trabajador.

La autonomía en el trabajo contribuye a reducir el estrés y el cansancio de la frenética rutina, elemento clave para mitigar la tasa de abandono.

Teletrabajo ¿sí o no?

Tras la pandemia, muchas empresas dejan a la elección de los empleados si vuelven o no a la oficina. El 20% de ellos eligieron teletrabajar por decisión propia.

Que una empresa ofrezca tal flexibilidad, demuestra confianza plena en sus trabajadores y provoca un aumento notable en la productividad.

Es aquí donde la transformación digital de las empresas juegan un papel fundamental.

Espacios de cocreación

En la oficina también puede aplicarse el flexiworking con espacios de trabajo flexibles y funcionales donde crear sinergias entre los empleados.

Algunas empresas ya cuentan con «coffee corners» ambientados con sofás para compartir momentos. También espacios donde realizar actividades deportivas (yoga, pilates, pádel…) o lúdicas como pueden ser clases de idiomas o conferencias, que contribuyen al bienestar del trabajador y mejorar el ambiente laboral.

Trabajo por proyectos

No todos los proyectos necesitan el mismo tiempo y dedicación, por ello saber detectarlo y adaptarse beneficia el reparto de recursos necesarios, reduciendo esfuerzos y costes.

Además, es positivo para el compromiso y la organización de los trabajadores. El objetivo final es mejorar los procesos y como consecuencia los resultados.